Cualquier estilo sirve para felicitar por San Valentín. Y qué mejor motivo que un corazón, o muchos, de formas distintas y sugerentes todos ellos.

Los podemos dibujar, colorear y regalar y todo ello con las diferentes técnicas que hoy se conocen en manualidades. Me gusta mucho pintar el corazón primero, pasarle estaño y después colorear con pastas vítreas.

Aquí tenéis unos modelos que os pueden dar muchas ideas.

¡¡Feliz San Valentín¡¡.